18.jpg

Asilah – La pequeña ciudad de Asilah, sólo a 30 km del sur de Tanger contiene una de las medinas mejor preservadas de todo Marruecos.

Dentro de ella se encuentran pocos restaurantes, hoteles y tiendas de artesanía, pero mucho encanto marroquí con sus casas pintadas de blanco y sus callejuelas estrechas dentro de un conjunto urbanístico pegado en el Océano Atlántico.

Azrou – Es una pequeña ciudad situada en la falda del Atlas Medio, a sólo una hora de Mequínez o Fez.

Tiene el atractivo de ser el mercado bereber más importante de la región y por tanto se pueden encontrar artículos artesanales a precios mucho más interesantes que en las grandes ciudades de Marruecos.

Además mucha gente se aproxima hasta Azrou para ver los simpáticos monos de bereber que viven en los bosques de cedros en las afueras de la ciudad.

Valle del Draa – El Draa es un río que nace cerca de Ouarzazate y desde allí se adentra hacia dentro del Sahara para acabar difuminando-bajo las arenas del desierto.

Antes de desaparecer el río, con sus aguas claras y limpias, dibuja a su alrededor un paisaje bíblico de palmeras, Kasbas de antiguos monarcas y ciudades de barro y paja donde la forma de vida de los habitantes que viven a su alrededor ha cambiado poco en los últimos 1000 años.